Desalojo de más de 300 vecinos en Poblenou

El 24 de julio de 2013 fueron desalojadas las más de 300 personas que vivían y trabajaban en las naves de la calle Puigcerdà i Pere IV, en el barrio de Poblenou de Barcelona. Tras diversas semanas de negociaciones entre la Asamblea Solidaria contra los Desalojos y el ayuntamiento, el 24 de julio un macro despliegue policial obligó a los habitantes del mayor asentamiento de Barcelona a abandonar el lugar que había sido su hogar y su espacio de trabajo, para muchos de ellos durante más de cuatro años.

Una decisión con graves consecuencias humanitarias y sociales, no sólo por despojar de hogar y pertenencias a estas personas, sino porque al relegarlas a ciudadanos de segunda, se les despoja de la dignidad y los derechos de los que deben gozar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El desalojo se llevó a cabo desde las cinco de la madrugada, en parte para sorprender a los habitantes y para evitar la presencia de la prensa. Horas después, con la nave ya casi vacía, algunos vecinos se encerraron con el apoyo del párroco en la iglesia Sant Bernat i Calbó. Fueron cinco días de encierro y de lucha por conseguir una solución digna a esta crisis humanitaria. Sin embargo, el ayuntamiento no cumplió sus promesas de alojamiento y agilización de los trámites para conseguir los permisos de residencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras el encierro en Sant Bernat i Calbó, algunos vecinos se han acogido a los albergues que el ayuntamiento ha dispuesto como solución provisional hasta finales de agosto. Pero algunos de ellos no aceptan hacinarse con unas ocho personas en una habitación sin cocina y buscan alternativas, como pensiones o pernoctar en las playas o en las calles adyacentes donde estaba la nave.

Por el momento, la Generalitat y el ayuntamiento han prometido en los últimos días elaborar los informes de arraigo, que fueron denegados hace solo una semana a ocho de las personas desalojadas. La intención es certificar el arraigo por cuestiones humanitarias y no basarse en la existencia de un contrato de trabajo, como es habitual. Con la certificación de vulnerabilidad de estas personas, se pretende que tengan más posibilidades de obtener los permisos de residencia de manos de la Subdelegación. Además, algunos piden desde hace tiempo el permiso para organizar una cooperativa de recolecta de chatarra, hasta ahora la vía de obtención de ingresos para muchos de ellos.

Mientras, la lucha para ofrecer una vida digna a estas personas e involucrar al ayuntamiento en ofrecer soluciones justas continúa. La Asamblea contra los Desalojos recuerda que después de vacaciones la opción de los albergues desaparecerá y prevén movilizaciones a principios de septiembre para evitar que estas personas queden en la calle.

+info:

http://www.eldiario.es/catalunyaplural/Generalitat-lAjuntament-facilitar-larrelament-habitants_0_164483920.html

http://www.opendemocracy.net/opensecurity/carlos-delcl%C3%B3s/mount-zion-city-within

http://groundpress.org/2013/08/07/el-ayuntamiento-incumple-sus-promesas/

https://www.youtube.com/watch?v=FxghgLTY3Q8#at=37

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s